Historia del Club Monterrey

Preámbulo

En una época en la cual aún se mantenía latente la Segunda Guerra Mundial, el entonces presidente de la Asociación de Fútbol del estado de Nuevo León, Ángel F. Escobedo, logró llevar a la ciudad de Monterrey la celebración del Campeonato Nacional de Fútbol Amateur. A pesar de problemas económicos y de que en ese entonces el béisbol era el deporte predilecto en la ciudad, el torneo se desarrolló exitosamente del 25 al 31 de marzo de 1945, en el ahora desaparecido Estadio de Béisbol Cuauhtémoc y Famosa. La selección estatal de Nuevo León, llegando a la gran final en calidad de invicto, se coronó campeón en la categoría de Primera Fuerza venciendo 2-1 a la de Jalisco el 31 de marzo de 1945. Fue este éxito deportivo lo que dio para pensar que la ciudad de Monterrey podía albergar a un equipo de la recientemente inaugurada Liga Mayor. Fue así como el 24 de abril de 1945, Ángel F. Escobedo anunció la creación del primer club regiomontano de fútbol organizado, así como su ingreso a la Liga Mayor para la temporada 1945-46. El novel equipo fue formado en su base por jugadores que se coronaron con Nuevo León, tales como Avilán, Bladé, Buanabad, Lizano, Maciel, Rivas, Rivera, y Robles, dirigidos por el también campeón estatal Manuel Galán, además de designar al mismo Estadio Cuauhtémoc y Famosa como su sede para jugar sus partidos de local.

Fundación

La fundación formal del equipo tuvo lugar el 28 de junio de 1945 cuando se protocolizó la escritura constitutiva del llamado Club de Fútbol Monterrey S.A. de C.V., con domicilio en el número 433 de la calle Hidalgo, apartado postal 973 en Monterrey, Nuevo León, ante el notario público Héctor González, según consta en la escritura número 283. El 12 de julio de ese mismo año, quedó oficialmente inscrito en la Liga Mayor de la Federación Mexicana de Fútbol, convirtiéndose en el dieciseisavo equipo en formar parte de la liga.

La primera directiva del Club de Fútbol Monterrey estuvo conformada por Enrique Ayala Medina como presidente, Paul C. Probert como vicepresidente, Ángel F. Escobedo como secretario, Ramón Cárdenas Coronado como tesorero, José Fidalgo Carrera, Ing. Alberto Guevara, Dr. Daniel Mir, C.P. Miguel Talavera Acevedo en los vocales, así como Rogelio Cantú Gómez y Miguel Margáin Zozaya en el papel de comisarios, mientras tanto Ernesto Ríos y Fernando Carrera fungieron como delegados en México.

El 19 de agosto de 1945, mismo día del debut profesional del equipo, la directiva publicó un desplegado que apareció en los diarios locales, como una salutación a la afición regiomontana:

El equipo estaba compuesto por Raymundo Palomino, Victoriano de la Mora, Atenor Medina, Octavio Rivera, Enrique Lizano, José Luis Rodríguez Peralta, José Norberto Toledo, Miguel Quezada, Santiago Bonilla, Gilberto Maciel, Atanasio Medellín, Leonardo Zamudio, Luciano Agnolín, Guillermo Vidal, Evaristo Amézcua, Noé Gómez Tovar, Juan Bladé, Gonzalo Buanabad, Arnulfo Avilán, Ignacio Trelles, Cirilo García Razo, José "Che" Gómez, Emilio Baldonedo, Francisco Zeledón, A. Escalada, Juan Moya, Jesús y Luis Ontiveros, Víctor Lizardi, Juan y Homero Carranza, Cristóbal Liñán y Cruz Banda.